martes, 6 de diciembre de 2016

PONOTX - ALFA CENTAURO








 
Cena a la vista. Esta vez Caracoles Majaras, el año pasado ya no fui a la celebrada en La Pedriza y este año la cosa no podía continuar así. El lugar es tan atrayente como lejano: Calpe.
Sólo para dos días no me compensa, pero al final cuadro alguno más.
Tras una excursión por el Barranc de l’Infern quedo, al día siguiente, con Oscar para ir al Ponotx.
De algunas propuestas elige la Alfa-Centauro, esta pasa por ser la vía más larga de la pared y bien variada, aunque con tres largos de artificial en la zona central-alta que, aparentemente, ralentizarán la ascensión y las horas de luz no son muchas en esta época del año. Además pone: abandono complicado después de la R6. No será tanto, esperemos.
Comienza apretada entre algunas vías existentes y otras nuevas, pero bien. Le sigue la peculiar y bonita fisura en diagonal, que te sumerge en un mundo de desplomes.
Ahora vienen los largos de artifo. El primero lo solventamos solo con un par de pasos, el resto en libre alucinógeno de agujeracos. El segundo si que tiene unos 25 m seguidos de pedal y el tercero sólo unos pocos pasos de Ao combinado con libre.
Llegamos arriba bien de tiempo para bajar de día, perfecto.
Nos ha gustado mucho y nos ha parecido una muy buena vía, bastante equipada, lo que la hace ganar en rapidez.
Lo único que discrepamos es en las 4 estrellas que le otorga la guía (amor de padre) y creemos que con tres es suficiente. Es buena pero no tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario