domingo, 18 de diciembre de 2016

PEÑÓN DE IFACH - PILAR LÓPEZ DE SANCHO








 
Nos situamos bajo la vía y comenzamos por un largo inhumanamente raro y complicado, que resolvemos con algún Ao. Mija monta reunión al pie de un diedro especialmente marcado, con un parabolt y un friend.
Se trata de una bavaresa perfecta y muy forzada por la falta de pies. Llego arriba y monto role. Me miro la reseña y no me cuadra nada. Miro, rastreo, calculo y descubro que no estamos en la vía (pretendíamos hacer Los Miserables), sino en el Pilar López de Sancho. Aquí hay un poco de cacao puesto que transcurren muy cercanas unas a otras y giran sin previo aviso. La reseña tampoco ayuda mucho y tan mal como la he copiado yo, aún menos.
La verdad es que la continuación del pilar se ve muy atractivo y Mija no la ha escalado, así que decidimos tirar para arriba y así queda algo para hacer en el Peñón en la próxima visita. Los Miserables tendrán que esperar al próximo año.
Le sigue un bonito largo vertical por unos curiosos tubos. Role colgada y con mucho ambiente. Continua el tubo y un agujero-trampa invita a meterse dentro, lo mejor es no hacerlo pues después hay que salir y… no hay salida.
Una placa fácil y para finalizar una placa difícil, esta me sale. Bueno aún me iré con buen sabor de boca.
Sumado a todos los ruidos circundantes: gaviotas, pitos, gente, barcos y motos de agua; escucho un zumbido sutil y muy cercano. ¿Qué es eso?. Miro para arriba y veo un dron sobre Mija. Le grito: cuidado no te atacaaaaa, tírale una piedra por mirón.
Creo que no me ha oído.
Después, por pura casualidad descubrimos que el dron era del Pelut, que estaba en la cima filmando nosequé.
Bajamos mezclados entre el mogollón de turistas que suben al Peñón en un domingo y nos diluimos por Calpe a esperar a que bajen los compas y marchar para casa.
Demasiado corto se me ha hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario