lunes, 13 de octubre de 2014

PEÑA MONTAÑESA - ARISTA PERET

Cuando hicimos la Pater Misericordia, fue inevitable que el ojo escrutara minuciosamente toda la zona, escaneando sin piedad cada recodo de la pared, cada posibilidad de novedad y la dificultad que ello supondría. Así de entrada, y ciñiéndonos exclusivamente a esta roca (otra cosas son las circundantes) fotografié con el ojo y con la cámara algunos motivos interesantes. Una de las premisas fundamentales era buscar alternativas bastante asequibles, sin mucho trabajo, lógicas y que no exigieran hacer fuerza, puesto que el horno no está para muchos bollos. De entrada lo que más canta es la arista de la derecha. Me la miré desde todos los lados y se intuía un itinerario extremadamente evidente, con buena roca y bastante fácil. Una de aquellas que no te explicas porque no se ha subido aún. Bueno si, pero no viene al caso. Como siempre, sólo había que esperar el día, las circunstancias, la motivación y el compañero ideal para la ocasión. Los días de vacaciones de Rogelio parecían una buena excusa para extraerle uno y pasarlo en la sombría vertiente norte de la Peña Montañesa. Tras un rato mirando por dónde entrarle, nos decidimos por aprovechar la parte más baja y justo por el filo. Los largos se suceden de manera natural y armoniosa, buscando siempre el filo de al arista principal por su parte más asequible y con mejor roca. El resultado final no es el esperado aunque tampoco está mal. Mi balance personal es bueno y me pasé una jornada estupenda. Un día 5 estrellas. En cuanto a la vía, encontraremos tramos de roca muy buena, con placas, agujeros, aristas y demás. Aunque alternados con alguna zona de la mue.te, formadas por placas con multitud de bloques apilados unos sobre otros y dónde habrá que extremar las precauciones. Son pocas, pero están ahí. Nosotros sólo llevábamos un martillo y el segundo no pudo limpiar a conciencia. Si algún alma caritativa lo lleva, pasará un buen rato tirando piedras abajo y hará una buena obra. En todo caso, tras algunas repeticiones se notará una diferencia. No confundir vía fácil con happy-flowers… Ya tenemos otro proyecto comenzado por las cercanías.

LA MITRA - DIRECTA A LA ANGLADA-GUILLAMÓN

Ya cuando hicimos el Puro, el pasado año, dudamos entre ese y la Mitra. Para asegurarnos el ir sobrados de tiempo (era tarde) optamos por el primero pero quedó pendiente el segundo. Tras un par de intentos este atípico y frío verano para ir a Vadiello y rematar las tareas pendientes, lo termino cuadrando con Lluis Solá. Empezamos mal y a las 6 de la mañana al coche le da por no arrancar y no arranca. Apañamos con Lluis y vamos en el suyo. Tras la inhumana aproximación por la carrera, de unos 5’, comenzamos por la plaquera y equipada vía Carmen, Bonito itinerario que nos deposita en una suave y limpia arista que conduce directamente a la base de la Mitra propiamente dicha. Los primeros largos corresponden a la Directa. Entre el equipamiento rarillo (ojo con los clavos de inicio) y la roca-barrizal típica de la región. Vamos subiendo como buenamente podemos, y nos deja la maldita muñeca. Con menos libre del que me hubiera gustado llegamos a la repisa dónde se une con la Anglada-Guillamón. A partir de aquí la roca mejora considerablemente (no me lo esperaba) y la vía gana en espectacularidad. A pesar de algún tramo marranote, vamos disfrutando (y resoplando) por las chimeneas, más o menos arrastradas, que conducen a la última reunión. Un balcón sorprendente y privilegiado que nos hace pensar en lo acertado de estar hoy en este precioso lugar. Un último largo nuevamente por la directa (aquí el original de la Anglada se ve realmente impresionante…) y el repechón final de la Anglada nos dejan en la cima. Como viene siendo costumbre en algunos monolitos de los alrededores, un enorme cable rodea toda la cima y sirve de rápel y última role. Ha sido un excelente itinerario que nos ha enseñado un poco más sobre este rincón de la Sierra de Guara y sobre nosotros mismos. Nos ha obligado a esforzarnos y nos ha recompensado con bellos pasos e inmejorables perspectivas. Un pensamiento de homenaje para los aperturistas. La bajada es otra historia y conviene afinar el sentido de la orientación, a parte de llegar arriba holgados de horario, por si las moscas. Parece ser que la mejor opción es rapelar por el mismo lugar, nosotros no lo hicimos así. VVB.

lunes, 22 de septiembre de 2014

CLOSED

Tancat per vacances. Cerrado por vacaciones Closed for holidays. Ferme pour vacances tatil için kapalı uvaliwe namaholide 假期休市

ROCA DE L'ORDIGUER - CERDÀ-POKORSKY

Planto la tienda en una buena explanada de tierra y hierba y, por fin, esta noche duermo largo y tendido. Casi dos horas de pateo nos dejan al inicio del plato fuerte de esta salida. Estamos en la Serra del Cadí, Toda una serie de grandes paredes norte perfectamente alineadas y visibles desde la carretera que nos conduce al paraíso por la parte de atrás. Lugar totalmente desconocido para ambos y una gran cuenta pendiente a título personal. La espera ha valido la pena. Fría sucesión rectilínea de fisuras, cortada únicamente por una zona central fácil y suelta. La vía es una verdadera maravilla y la mejor que he escalado en mucho tiempo. Cada largo te reserva su particular sorpresita y unas excelentes fisuras de todas las medidas aguardan manos, dedos y cuerpo entero si hace falta. Verticalidad, ambiente, roca y clavos malos. Sacamos fuego a los friends y al llegar arriba sólo nos resta una explosión de emociones y una suprema admiración para Joan y Heinz quienes realizaron esta potente escalada nada menos que en 1959. Muy al contrario de lo que he leído, encuentro la vía muchísimo más técnica que no atlética, lo que le va perfecto a mi muñeca y sale toda en libre (no es 6c ni por asomo). Totalmente recomendable e imprescindible para los habituales de las paredes Catalanas. VVB. Nos mudamos, vuelvo a plantar la tienda y por la noche cae gran tormentín, cala algo, el doble techo sale por los aires y queda pillado únicamente por una piqueta salvadora. Al día siguiente la previsión es mala. En la aproximación nos liamos por las pistas, el cielo está amenazante y Juan Luis se marcha hoy para Madrid. Total que decidimos dejarlo para otra ocasión y nos largamos a por unos huevos fritos con jamón. Ya vendrán tempos mejores. Al final no cae ni una gota.

viernes, 19 de septiembre de 2014

AGULLA DELS TRES PONTS - ARESTA IDÍL.LICA

Como no llueve y hace un pelín de aire, a pesar de que ya da el sol, decidimos darle a la vecina Aresta Idil.lica. Estéticamente y vista desde enfrente se ve una virguería. Sobe el terreno lo es, aunque la roca no es tan buena como en su vecina, tampoco está tan mal. Es un punto más difícil y los seguros también tienen un punto más de alegría, o que te hace escalar más despacio y concentrado en lo que estás haciendo para no fallar la jugada. Tras un último tramo sencillo pero algo cardíaco por la ausencia total de seguros y la dudosa calidad de la roca, llegamos a la cima de la aguja. Un primer rápel nos deja en un pequeño collado y la instalación del segundo. Aquí es dónde viene el plato fuerte del día. El gran y famoso rápel volado por encima del gigantesco triple puente. Irrepetible e imprescindible para cualquier alma sensible que guste de deambular por lugares harto curiosos (creo que me parezco a alguien). El resto de la bajada, se asemeja más a un descenso de barranco seco. Le siguen un montón de rápeles muy incómodos y no reflejados en la reseña. Creo que tardamos más tiempo en estos que en la vía, pero es lo que hay. Personalmente, creo que la guinda del pastel, hubiese sido, ras el gran rápel del tri-puente, remontar al collado y escalar el espolón de la siguiente aguja. Primero por un mundo irreal, bajo los techo-puentes y después por una sencilla y estética arista, llegando así a la cima del macizo. Ganaríamos en metros y estética y nos ahorraríamos el rollo de bajada por la canal ingrata, pudiendo hacerlo por el cómodo camino normal. Ahí queda, por si alguien se anima. VVB.

jueves, 18 de septiembre de 2014

PARET DE MÚ - RETIRO ESPIRITUAL

Ese día teníamos una meteo incierta (que luego fue buena) y como somos unos caguetas preferimos cambiar un plan algo más ambicioso por alguna vía cercana al vehículo y en línea recta para poder rapelar en caso de lluvia. A pesare de la poca dificultad que se refleja en la reseña, Juan Luis accede, le juro y le perjuro que el lugar es muy bonito y que compensa. Nos vamos por la pista de atrás y después de algún gracioso patinazo por la pronunciada cuesta llegamos a el Plateau cercano al Coll de Mu. La furgo está en el taller, así que opto por el bivac para poder dormir, lejos de los ronquidos del gran oso Juan. Creo que en mi vida había visto tantos mosquitos ni tantos (y tan variados) insectos juntos. Unidos al bicho que más asco y manía me da: la araña, las había a decenas. Miro el saco y veo como 5 mosquitos a la vez intentado atravesarlo para llegar a mi. A parte de los que tenía en la cara. Ya negra noche opto por montar la tienda, que muy sabiamente pillé a última hora, decido no ponerle ni el doble techo. Es la primera vez que la monto, bueno que lo intento. El suelo des de piedra pura y, evidentemente, doblo todas las piquetas. Termina siendo una mosquitera que se me cae encima todo el rato. Como ya se han saciado conmigo casi todos los bichos que viven en esta parte del monte, tengo picaduras por toas partes y me cuesta mucho conciliar el sueño. A primera hora de la mañana me despierta un ahahahah muy cercano. Abro los ojos y un zorro le da alguna vuelta a la tienda-aborto-mosquitera. Ni me canteo. Suena pronto el desper, mejor ir sobrados de tiempo por si llueve al medio día. Creía que la roca iba a ser bastante deplorable, tirando a menos de lo que parece, por lo que se decía. En realidad me sorprende por lo buena que es. Después de las últimas la encuentro maravillosa, unido al entorno irreal que nos envuelve, convierten la ascensión en VVB de lo más disfrutona. Ambos opinamos que un ligero enderezamiento en los largos penúltimo y final del antepenúltimo mejorarían sensiblemente la calidad de la línea y la dificultad únicamente ascendería a V. Maravillosa y rápido descenso sin problemas por el mismo lugar.