viernes, 19 de septiembre de 2014

AGULLA DELS TRES PONTS - ARESTA IDÍL.LICA

Como no llueve y hace un pelín de aire, a pesar de que ya da el sol, decidimos darle a la vecina Aresta Idil.lica. Estéticamente y vista desde enfrente se ve una virguería. Sobe el terreno lo es, aunque la roca no es tan buena como en su vecina, tampoco está tan mal. Es un punto más difícil y los seguros también tienen un punto más de alegría, o que te hace escalar más despacio y concentrado en lo que estás haciendo para no fallar la jugada. Tras un último tramo sencillo pero algo cardíaco por la ausencia total de seguros y la dudosa calidad de la roca, llegamos a la cima de la aguja. Un primer rápel nos deja en un pequeño collado y la instalación del segundo. Aquí es dónde viene el plato fuerte del día. El gran y famoso rápel volado por encima del gigantesco triple puente. Irrepetible e imprescindible para cualquier alma sensible que guste de deambular por lugares harto curiosos (creo que me parezco a alguien). El resto de la bajada, se asemeja más a un descenso de barranco seco. Le siguen un montón de rápeles muy incómodos y no reflejados en la reseña. Creo que tardamos más tiempo en estos que en la vía, pero es lo que hay. Personalmente, creo que la guinda del pastel, hubiese sido, ras el gran rápel del tri-puente, remontar al collado y escalar el espolón de la siguiente aguja. Primero por un mundo irreal, bajo los techo-puentes y después por una sencilla y estética arista, llegando así a la cima del macizo. Ganaríamos en metros y estética y nos ahorraríamos el rollo de bajada por la canal ingrata, pudiendo hacerlo por el cómodo camino normal. Ahí queda, por si alguien se anima. VVB.

jueves, 18 de septiembre de 2014

PARET DE MÚ - RETIRO ESPIRITUAL

Ese día teníamos una meteo incierta (que luego fue buena) y como somos unos caguetas preferimos cambiar un plan algo más ambicioso por alguna vía cercana al vehículo y en línea recta para poder rapelar en caso de lluvia. A pesare de la poca dificultad que se refleja en la reseña, Juan Luis accede, le juro y le perjuro que el lugar es muy bonito y que compensa. Nos vamos por la pista de atrás y después de algún gracioso patinazo por la pronunciada cuesta llegamos a el Plateau cercano al Coll de Mu. La furgo está en el taller, así que opto por el bivac para poder dormir, lejos de los ronquidos del gran oso Juan. Creo que en mi vida había visto tantos mosquitos ni tantos (y tan variados) insectos juntos. Unidos al bicho que más asco y manía me da: la araña, las había a decenas. Miro el saco y veo como 5 mosquitos a la vez intentado atravesarlo para llegar a mi. A parte de los que tenía en la cara. Ya negra noche opto por montar la tienda, que muy sabiamente pillé a última hora, decido no ponerle ni el doble techo. Es la primera vez que la monto, bueno que lo intento. El suelo des de piedra pura y, evidentemente, doblo todas las piquetas. Termina siendo una mosquitera que se me cae encima todo el rato. Como ya se han saciado conmigo casi todos los bichos que viven en esta parte del monte, tengo picaduras por toas partes y me cuesta mucho conciliar el sueño. A primera hora de la mañana me despierta un ahahahah muy cercano. Abro los ojos y un zorro le da alguna vuelta a la tienda-aborto-mosquitera. Ni me canteo. Suena pronto el desper, mejor ir sobrados de tiempo por si llueve al medio día. Creía que la roca iba a ser bastante deplorable, tirando a menos de lo que parece, por lo que se decía. En realidad me sorprende por lo buena que es. Después de las últimas la encuentro maravillosa, unido al entorno irreal que nos envuelve, convierten la ascensión en VVB de lo más disfrutona. Ambos opinamos que un ligero enderezamiento en los largos penúltimo y final del antepenúltimo mejorarían sensiblemente la calidad de la línea y la dificultad únicamente ascendería a V. Maravillosa y rápido descenso sin problemas por el mismo lugar.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

ROCA NARIEDA - NIFO

La idea inicial, con Juan Luis, era hacer un recorrido por la zona de Espingo y pasarnos unos días embruteciéndonos (un poco más) en la alta montaña. Pero este verano no es verano ni es nada, demasiado mal tiempo, así que en cuanto llega de Madrid, ultimamos la meteo y nos adaptamos a lo más sensato: El Alt Urgell es un buen objetivo. La cara oeste del Pic de Narieda es una buena y frecuentada alternativa para las mañanitas veraniegas. Cuenta con un montón de posibilidades de varios niveles y es relativamente bastante frecuentada en estos meses calurosos. Ya tenía la Banda del Tako, la Xelo y alguna de las cortas equipadas, pero siempre me había llamado la vía del Nifo. Una de las primeras abiertas en esta visible pared camino del paraíso fiscal y que siempre nos mirábamos cuando subíamos a depositar los bisllets. Vamos a ella, con la única condición de hacerla entera. Yo ya intuyo (medio-sé) lo que hay arriba, pero Juan-lu va un poco engañado. En el aparcamiento encontramos a Bonati, Armando y Ramón que van a la misma vía-parte inf. Hasta la repisa es un continuo disfrute de 4 estrellas. Un diedro con varios largos en bavaresa y posibilidad de coserlo a saco nos dejan rápidamente en el gran bosque intermedio. La reseña del Parce pone 100 metros, así a ojo tardamos 15’. O sea que las medidas no cuadran. La parte superior es otro mundo. A pesar de tener tramos con roca muy buena y bastante interesantes, tiene otros con exceso de hierba, roca a estudiar y está totalmente desequipada, salvo los dos buriles de salida. El inicio transcurre por terreno indefinido y dónde dudas casi en todo momento de si vas bien (supongo que la reseña ayudará. Aquí creo que Parce se olvidó un largo…). Luego ya se encarrila por la canal-diedro y acabas encontrando, casi milagrosamente y cuando empezabas a dudar de todo, los famoso dos buriles. Este último largo me ha parecido bastante entretenido y difícil, la clave del itinerario. En esta segunda parte, la escalada es mucho más lenta y es evidente que apenas se repite. Creo que si se dejasen unos cuantos cordinos en sabinas para marcar, así como algunos clavos estratégicos, se repetiría con más asiduidad y podría convertirse en clásica entera (ahora sólo lo es abajo). Personalmente me gustó llegar hasta arriba, a pesar de que es como es. A mi compa ni lo más mínimo y si le llevo a otra de estas podemos acabar mal.

viernes, 29 de agosto de 2014

SERRA DE LLERÀS - EPOPEIA SEMINOLA

La idea inicial era escalar en la zona de Sant Maurici, aprovechando el concierto de Jordi Savall la noche anterior, en Sort. Una previsión más que dudosa dio al traste con el plan inicial y busqué otras alternativas. Como recordaba que Dani iba a la Forcanada e imaginaba que también habría cancelado, me puse en contacto y le propuse una rareza, para variar. La Serra de Llerás se sitúa justo delante de Sant Gervás y está formada por multitud de paredes y bellísimas agujas de un conglomerado entre malucho y nefasto. Esto no ha ayudado mucho a la proliferación de nuevos itinerarios, y con razón. Únicamente conozco 4 vías abiertas en estas paredes y nos decantamos por la última en recorrerse. Obra del incansable Joan Vidal en solitario, quién tras un tremendo trabajo de saneamiento y equipamiento nos ofrece este estético itinerario para subir a una de las agujas más esbeltas de la zona. La escalada recorre un vertical espolón con una estética innegable. Muchísimas chapas jalonan el recorrido y menos mal porque con esa roca se agradecen ciertas concesiones. El lugar es magnífico y solitario, las vistas espectaculares y la vía buenísima, para coleccionistas y habitantes cercanos que ya lo han hecho todo y gusten de conocer un bonito rincón. El día se levantó muy amenazante, aún así lo intentamos y salió bien, terminó imponiéndose el sol y las calores que corresponden a esta época. Como notas aclaratorias a la reseña, señalar que los Ao del L4 se resuelven en libre de 6a o algo parecido, con mala roca (o buena tierra). El descenso lo hicimos en un rápel de 35 a R4 y otro de 60 justos a la repisa de R1, después caminando por la izquierda hasta el pie de vía.Con Dani y Alba.

PARET D'ESCALES - GARCÍA-GUTIÉRREZ

Un día de verano con meteo incierta en las montañas, quedo con Chavi Caracol y acabamos en este plan B. Tras completar todas las vías de la Paret d’Escales ya tienes bien claro los huecos que quedan y las escasa posibilidades que le restan a la pared. Hace poco descubrí esta nueva vía, abierta por Juan y Miguel Ángel. La verdad es que la zona por la que transcurre ahora el primer largo ya la tenía bien clichada para colocar un buen largo. Yo la había mirado más por el medio de la placa, ascendiendo de manera directa hasta el final de la travesía de Miña Terra Galega y a modo de variante de un largo y medio. Cuando ví la reseña me sorprendí de que hubieran abierto una vía entera. El inicio creemos que queda un poco-demasiado justo de espacio vital. La zona central es atractiva y tiene su razón de ser. Lo de arriba lo recordaba como terreno escombrera y era dónde tenía mis mayores dudas. Aquí, los equipadores han realizado un tremendo trabajo de limpieza, quedando un largo bastante apañado, para lo que parecía. Acabamos esta y le entramos a un itinerario fantasma que alguien ¿¿?? Abrió/equipó ¿¿?? Justo a la derecha de Skubidú. Una maravilla (ironía de pesadilla), para olvidar. Comenzamos por los primeros metros de Skubidí, recopón como han crecido los matojos en este largo que Armand había dejado impoluto, todo roca. Ahora es casi nada roca. Bueno, el caso es que esta vía (cosa) comienza metiendo tres chapas en pleno diedro. Dónde se colocaban friends (y se pueden seguir colocando). Continúa por la placa de la derecha pero demasiado cerca del diedro y de manera un poco forzada, 6c hasta R1. Comienzo el L2 y tras pelearme un buen rato con la suciedad (está realmente sucio) y la mala roca (se van rompiendo muchas cosas). Llega un punto en el que no puedo pasar ni haciendo todas las trampas del mundo. Prueba Chavi, que es bastante más alto que yo y pasa en artifo. Aunque en el siguiente seguro se vuelve a bloquear y definitivamente lo dejamos estar. Da la impresión de que han bajado por dónde han caído, han colocado una serie de seguros siempre a la misma distancia y sin importar la dificultad y no han limpiado absolutamente nada. Vaya, lo que se dice una cutrada. Creo que abrir desde arriba es mucho más que eso. Totalmente irrecomendable y pendiente de reequipar el tramo común con Skubidú.

domingo, 24 de agosto de 2014

CONTRAFORT DEL FEIXAN - MARINETA DES LOLITES

Esta es una de las mejores vías de la pared y tenía pendiente el repetirla por varios motivos: hacer unas fotos para acabar de completar un pequeño artículo de la pared, cepillar algunas presas de los largos 4 y 5 y hacer el r.p. de los mismos. Encontré el día y el compañero ideal, pero no las condiciones. Mi muñeca no está para estas intensidades, así que Héctor debería encargarse de depurar las tiradas de arriba y yo ya cepillaría e intentaría hacer alguna foto. La tarde anterior llovió con todas las ganas de que el cielo fué capaz. La plaza parecía una piscina y, claro, al día siguiente se notaba. Tras las casi dos horas de pateo y mosqueados por el oscuro color de la pared, llegamos a la base. Los dos primeros largos alternan tramos empapados con otros secos. Las pasamos canutas y en plan supervivencia (sube como puedas) nos plantamos en la R2. Como el verdadero objetivo del día son los L4 y 5, no importa demasiado, sólo con llegar ya hacemos. El L3 es un caso aparte, aquello era directamente una laguna medio vertical. Las paso más canutas que Picio (ese era el feo pero da igual) y llego casi a las últimas chapas. Bajo y acaba Héctor. Se da el L4, buenísimo 6c en desplome de continuidad con canto y mucho ambiente. De segundo cepillo algo, pero hace mucho frío y viento; así que tampoco me mato, lo justito. En el L5 metí la pata. En su día lo probé con las prisas y mientras terminábamos de abrir la vía, así que no terminé de matizarlo y puse 7a de bloque. Pues no. Prueba Héctor unas cuantas veces y no encadena. Finalmente quedará como Ae (2 p) o posible 7b? de bloque. Cepilla las dos presas clave de pies y nos largamos a toda máquina hacia el cálido suelo. A estas alturas el aire ya sopla en plan Patagonia y estamos justo en el filo del espolón. Si alguien la hace en libre, ya dirá. Total, día medio churrero: no hemos disfrutado nada, hemos pasado frío, no ha salido en libre y las fotos han quedado un poco callo. La idea inicial era hacer esta y después la Extremoduro para ver de resolver los Aceros del cuarto largo y cepillar un poco este y el tercero. Pero una vez abajo pusimos pies en polvorosa. El viento no había parado y ya tuvimos nuestra dosis de rasca por ese día. No perderse la foto del nudo que se hizo (el solito) en un espárrago solitario (que no recuerdo ni porqué está ahí) al tirar las cuerdas del rapel.