lunes, 19 de agosto de 2019

PEDRA DOS PIRINEOS - ARESTA BRUCS







El día que van a terminar la Barrufets, Remi y yo no lo tomamos como de reposo activo y vamos a subir una de las piedras que habíamos visto dando una vueltecilla con el coche. Subimos por la evidentísima y estética arista. Resulta una ascensión muy fácil y atractiva. De paso nos servirá como vía de bajada si abrimos otra en la, más seria, pared de su izquierda.
Una vez abajo, preguntamos en la casa situada justo debajo por el nombre del peñasco. Nada, no tiene ningún nombre.
Como es roca por todos lados y, aparentemente no hay más itinerarios, suponemos que es la primera ascensión y decidimos ponerle nosotros uno.

domingo, 18 de agosto de 2019

PEDRA RISCADA - BARRUFETS















Tras una repetición a toda leche por parte de Fanny, Dani y Mija a Moonwalker, decidimos no demorar el objetivo principal del viaje y comenzar a abrir la vía larga, con más de 1.000 metros. El lugar exacto no lo sabemos pero si el sector de la pared por dónde transcurrirá.
El primer día subimos Remi, Mija y yo, a dar un vistazo y comenzar. Tras contemplar un par de buenas opciones y un breve tira y afloja, nos decidimos por subir a la izquierda de Esmurgeitor.
Ese primer día ya abrimos 5 largos. La idea es ir fijando las cuerdas que tenemos, unos 700 metros, y después darle un ataque final con vivac incluido.
A ese último empujón yo no iré porque estoy un poco chungo del riñón y la posibilidad de que me pille un yuyu allí arriba no me atrae en absoluto.
Así que iré haciendo en esa primera y larga parte inferior.
Ebnvarias jornadas vamos ascendiendo y fijando cuerdas. La escalada es agradable, tumbada y combinando adherencia, pequeños mogotes y canalizos. Un tremendo dolor de pies acompaña durante largo tras largo, además creo que no he traído los gatos adecuados a este tipo de escalada.
Uno de los días llegamos a la base de la pared y comienza a llover, en poco tiempo empiezan a bajar cascadas de agua por todas las canales, acompañadas de un inquietante ruido de agua cayendo. Lo tomamos como día de porteo y descanso obligado.
Queda fijado hasta la R11 y listo para un intenso ataque final. A el van Fanny, Marta, Dani y Mija. Milagrosamente aparece la única repisa de toda la vía, unos metros por debajo de la R15 y pueden pasar la noche sentados.
Finalizan y, tras 21 rápeles, llegan al suelo, habiendo recuperado también todas las cuerdas fijas.
Días después Fanny, Dani y Mija le dan un pegue y la escalan en un día, pero creo que lo habitual será repetirla con vivac. Pensad que sólo de rápeles serán entre 4 y 5 horas.
Un pequeño sueño cumplido y un buen trabajo colectivo, con una logística pensada e ideal para el grupo y la pared.

viernes, 16 de agosto de 2019

PEDRA RISCADA - CAROLINA




Pequeña vía abierta a la izquierda de las anteriores, después de que la pared haga un pequeño giro.
Tramos expuestos y aún se le puso algún seguro más tras la primera ascensión.
Se le podría añadir una parte superior, mas vertical.
Fotos de Dani.


PEDRA RISCADA - HORMIJA






Situada inmediatamente a la derecha de Madrugator.

miércoles, 14 de agosto de 2019

PEDRA RISCADA - MADRUGATOR













 
La idea del viaje era ir a un bonito lugar con mucha roca y pocas vías. Este parecía tan bueno como otro cualquiera, cumplía los requisitos y además en algunos puntos sobrepasaba los 1.000 metros. Ideal.
Por dónde empezar es tarea compleja, ver de que va el tema, hacerte al lugar, a la roca, a la temperatura….
Tras una vuelta completa a toda la Pedra para ver posibilidades y tener controladas las pocas vías abiertas, nos decidimos por unas sencillas placas situadas cerca de la pista y a las que es fácil legar, no siempre sucederá lo mismo.
Por un lado Remi y yo, y unos metros a la derecha Marta y Mija. Al cabo de un rato también aparecen Fanny y Dany que se recrearan en una línea mas a la izquierda, pero cerca, aunque a ellos no les vemos porque la pared cambia ligeramente de orientación.
El rollo es lo que parecía, adherencia y pequeños agarres, muuuy pequeños. Eso si, la piedra es muy adherente y da confianza. Lo que no da tanta confianza son algunas protuberancias que se van rompiendo de tanto en tanto. Por otro lado, el calor no ayuda demasiado, es soportable y se va nublando de vez en cuando, hoy aún.
El rollo es ver cuantos metros somos capaces de subir sin seguros. Como siempre, dependerá de la dificultad y de la sangre fría de cada uno, pero hay de todo.
La escalada se desarrolla fluida y sin muchos problemas, salvo los típicos en este tipo de escalada. Colocas un seguro, casi cayéndote y super pillado, pero en cuanto pasas la cuerda por la cinta, te puedes soltar de manos y de repente todo se tumba más. Cosas del granito.
La jornada va tocando a su fin y terminamos uniéndonos con la vía de los compañeros. El terreno nos obliga a ello, puesto que la vegetación comienza a aparecer por totas partes y únicamente queda libre un pasillo y es justo ahí.
Ellos la dan por finalizada aquí, donde acaba lo tumbado, bueno tumba aún más hasta llegar a una gran repisa. Nosotros queremos llegar al final, así que les pedimos que dejen fija alguna cuerda en los largos inferiores y también fijaremos las nuestras el tramo que nos den de si.
Al día siguiente remontamos y aún nos toca escalar un largo hasta llegar al máximo punto alcanzado.
Un largo fácil y llego a la gran repisa central. Es boscosa y un misterio lo que nos depara mas arriba. De momento se puede atravesar a la derecha sin problemas y por terreno muy despejado.
A partir de aquí la cosa se endereza, eso ya lo vimos. El misterio es si habrá presa. Comienzo a subir y…chollo, hay mas agarres que en la zona inferior. Espolón-canalizo-espolón y, tras los 60 metros más bonitos de toda la vía instalo la octava reunión al pie de unos resaltes verticales y lisos.
Por suerte, y trazando unas travesías a izquierda y derecha vamos salvando lo liso y podemos progresar en escalada libre de dificultad asequible.
Al final nos quedamos sin material ni baterías a unos 15 metros de la cima de la pared. Aquí damos por finalizado nuestro itinerario y para abajo.
Hemos constatado, entre otras, dos constantes de la escalada aquí: no hay ni una sola fisura, por lo tanto el 100% del aseguramiento es a base de chapas; la montaña es abrupta por todas sus vertiente, y dónde no lo es, puede hacer selvas intransitables, por lo tanto habrá que bajar en rápel de todos los itinerarios. En todos los rápeles se colocó un mosquetón y un trozo de cuerda para unir las dos chapas. Para futuras repeticiones, prever repuestos en abundancia.
Si a alguien le apetece finalizar la vía hasta arriba, perfecto.
Madruga es el nombre de la simpática perrita del refugio que nos recibía, muy contenta, cada día.
-->

EL LUGAR




















 
Y llegados a nuestro destino, nos vamos haciendo al lugar. Recorremos pistas y miramos paredes en busca de objetivos para los próximos días. El potencial es enorme, muy pocas vías escaladas y miles por abrir.