lunes, 12 de septiembre de 2016

TORRE DE MARMORÉ - SIDA VERTICAL



















-->
Esta es una de aquellas vías que tenía mitificada en cierta manera. A pesar de su reciente reequipamiento, seguía dándome cierto yuyu, más después de escalar la Ravier y mirarla de reojo.

La verdad es que su fama le precedía, a veces eso es peor porque te decepciona al esperar demasiado de ella.

Cierro el acuerdo con Santi y quedamos para una fecha en concreto, también viene Nuria y, finalmente Pipa, a quienes no conocía hasta entonces.

Cena fugaz en Gedre, en casa de Jean-Michel, que hacía días que no veía y subida al vivac del Col de Tentes.

Vivac con super-furgos, por eso.

Rápidamente quedan establecidas las parejas.

Nos levantamos antes del amanecer, la idea es ir en el día. Como intuyo de que va a ir la cosa, tras el desayuno me engullo un red bull para salir disparado.

Y así es, ya veo cual va a ser la tónica del día, corre corre que perdemos el tren. Todos van a toda leche, tanto andando como escalando, que estrés por Dios.

La última parte de la aproximación es un verdadero rollo, por pedreras inmundas que te lanzan más hacia abajo que hacia arriba. No se si las hemos cogido muy correctamente.

En fin, al final llegamos a la base de la pared. Como veo que Pipa va a toda leche y sobrado, le propongo que haga los largos difíciles, cap problema. Chollo para un ancianito como yo.

Las dos primeras tiradas de la vía son las más difíciles y obligadas con diferencia, después todo es más lógico y, a pesar de algún paso difícil, se deja hacer mejor.

Los largos se suceden a toda velocidad y antes de que me enfríe, ya escucho “Reunión”, otra vez para arriba. Total: toda la vía a la sombra a 3000 m y en camiseta de manga corta. No me da tiempo ni a tomar mis apuntes en las reuniones por lo que tengo que hacerlo todo arriba, en los pocos minutos que estamos esperando a la otra cordada.

Sobre la vía: la fama creo que esta vez era más que merecida. Sinceramente, creo que podría ser la mejor vía del Pirineo, o al menos una de las mejores.

Sobre el equipamiento (lo de siempre): tras el reequipamiento se ha variado un poco la exposición, a parte de tener mejores seguros, hay alguno más. Por ahí he visto opiniones de todo. Lo general es que está bien, pero también hay quién piensa que hay demasiados. Para mi gusto, hubiera colocado menos (ninguno) en los tramos fisurados y alguno más en ciertos pasos de placa con hostia. De todas formas, en ningún caso me pareció que hubiera demasiadas chapas, lo normal tirando a alegría.

Han sido 4 horas de volar por excelentes placas de roca perfectamente adherente y vertical.

La bajada por la ladera sur y con el buen tiempo reinante este verano resulta un agradable paseo disfrutando de excelentes vistas y cruzándonos constantemente con grupos de excursionistas en todas las direcciones. Incluso 4 individuos tirados en medio del camino con tremendos pianos y que no sabías si estaban muertos o durmiendo.

Breve parada en el refu para reponer agua y de nuevo el medio-runing.

En el trozo casi llano antes del Col de Boucharo mis piernas dicen prou y tengo inicios de rampa. Así que tengo que parar por narices. Tras un rato sentado reanudo poco a poco y consigo llegar al Col de Tentes con cierta dignidad.

Picamos algo e iniciamos un largo viaje en dirección al Cap de Long, exento de aproximaciones y con las chapas más cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario